Aprendices de periodismo

Reportajes elaborados por estudiantes de Periodismo III de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela

Sueños inconclusos en una interminable espera


La falta de presupuesto, ausencia de autoridades y el abandono de las instalaciones han hecho que los habitantes del municipio Cristóbal Rojas de Charallave dejaran atrás la ilusión de ver a las grandes luminarias del beisbol venezolano en sus estadios

Kemberlin Correa

El proyecto que se presentó hace algunos años a la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) para que el estadio Ramón Pérez Arocha de Charallave tuviera la posibilidad de ser la casa de un equipo profesional o de los Tiburones de La Guaira, en el peor de los casos, quedó atrás, la Alcaldía de Cristóbal Rojas no da cuenta del hecho y mientras se mantengan ligas jugando en dicho escenario no habrá mayor posibilidad de expansión.

Lo que fue presentado en la convención anual de la LVBP en 2008 fue propuesto por un grupo de empresarios, dirigidos por Octavio Orta, reconocido dirigente deportivo en Miranda, pero no se dio mayor detalle de ellos. Al parecer, de acuerdo a lo recaudado por Edward Sarmiento, un periodista de la región, para el Diario La Voz, en aquella oportunidad, el proyecto tuvo una buena acogida y era cuestión de tiempo para que “Guerreros de Miranda” ingresara el ruedo en la zafra 2009-2010.

El estado Miranda, ha logrado dar grandes figuras al beisbol profesional en los últimos años, jóvenes que no pueden “ser profetas en su tierra” deben emigrar a academias de béisbol en cualquier otro estado del país para desarrollarse como peloteros y cumplir sus sueños. Además del problema de infraestructura de los estadios, la inseguridad ha hecho lo que ha querido en el lugar y a nadie parece importarle.

La Villa deportiva de Charallave, se encuentra abandonada, proyectos inconclusos y con una alta demanda de deportistas esperando mejoras. Con unos habitantes que respiran béisbol y todos los fines de semana llenan las instalaciones del Ramón Pérez Arocha, el Jaime Rodríguez de softbol, el Diego Cruz de béisbol menor y el José del Vecchio, juvenil.

El abandono se extiende hasta la cancha techada de baloncesto y voleibol, el engramado de fútbol dotado con una pista de atletismo, y la piscina de dimensiones semiolímpicas que continúa en proceso de reparación por parte de Deportes Miranda, quienes aseguran no contar con los recursos necesarios para acondicionar todos los recintos en un año.

Una utopía sinfín

El largo camino por lograr una plaza para un equipo de LVBP en el estadio Ramón Pérez Arocha comenzaba con el derecho de palabra de Octavio Orta en la convención anual de 2008. Carlos Rodríguez, redactor del Diario Líder en deportes, el 14 de Mayo de 2008, expuso declaraciones de Octavio Orta de cara a la presentación del escenario deportivo y su entorno: “Es una zona que ha crecido mucho y que en este momento concentra a 2,5 millones de personas entre Cúa, Charallave y Santa Teresa del Tuy. Por otra parte, los equipos de la Liga no van a tener que hacer viajes largos, como sí les tocaría con San Cristóbal y Guayana. Estamos en el centro del país, en una zona de paso para todos los clubes”.

En el escrito de Rodríguez para entonces, se conoció también que las plazas de Pto. Ordaz, San Cristóbal y Guayana querían organizar beisbol profesional, pero el crecimiento de los Valles del Tuy era un punto a favor. El tema de la expansión se venía tocando en estas reuniones desde hace mucho tiempo, cada vez la receptividad del beisbol es mayor y cada estado quiere un equipo que los represente.

Evidentemente, para la aprobación se necesitaba convencer a la mayoría de los dirigentes del circuito, pero para Octavio Orta, Edgar Rojas e Ignacio Figueroa no era una tarea imposible. “Guerreros de Miranda es la mejor opción de expansión”, “La región de los Valles del Tuy ha sido subvalorada”, era unos de los argumentos planteados para defender la plaza.

“Hay un grupo de inversionistas privados, comerciantes del sector de ventas al mayor que están interesados en esto”, revelaba Orta para Edward Sarmiento, del Diario La Voz en aquella ocasión. También declaró que: “Ya le planteamos la idea a los directivos del Instituto de Deporte del Estado Miranda y tuvimos una muy buena acogida”, Gobernación que para entonces estaba a cargo de Diosdado Cabello. Parecía encaminado el proyecto, para alegría de los charallavenses, el estadio Ramón Pérez iba a ser remodelado para el cotejo.

El municipio Cristóbal Rojas entraría a la pelota rentada con “Guerreros de Miranda” equipo que por muchos años estuvo constituido por quienes hoy son grandes luminarias del beisbol venezolano y de los Estados Unidos. De tal manera que no hay duda del talento en la región y de no concretarse la inclusión del club mirandino, Tiburones de La Guaira y Bravos de Margarita mostraron también interés por la plaza, de acuerdo a lo descrito por Sarmiento para La Voz.

El lavado de manos

Más de dos años después, es fácil aceptar los elogios y recibir reconocimientos sobre una buena acción, pero asumir que se ha fallado no es agradable para ningún ente en la región. Si bien es cierto, los estadios y toda la parte deportiva y recreativa del municipio van de la mano con la Gobernación del estado Miranda, no se ha establecido una relación armoniosa entre estos.

Para la investigación, se trató de conocer los diversos puntos de vista sobre la construcción de un mejor estadio para la región o la remodelación del ya existente “Ramón Pérez” ahora, y en la Alcaldía del municipio parecen hacer caso omiso a las necesidades de la población. Deisy Bolaños, presidenta del Instituto Municipal de Deporte, Recreación, cultura y deporte recreativo, declaró que: “El proyecto era sacar parte del parque ‘El bosque’ y todas las casa que están alrededor de las paredes de los outfield para extender toda la parte del estadio hasta allá”, enfatizando el hecho de que sería muy complicado desalojar a esas personas para la ampliación del recinto.

Sin nada en concreto, Bolaños manifestó que la liga “quería un estadio propio para 25.000 personas y ahí no daba cabida, sino para 8.000. Era una sede que iba a ser para los Tiburones de La Guaira”, agregando además que un ingeniero enviado desde el Instituto Nacional de Deportes (IND) fue quien dictaminó el poco aforo que abarcaría la nueva sede. Se trató de conversar con el mismo para obtener los detalles pero el contacto no fue exitoso.

Por otra parte, se conversó con el Ingeniero Carlos Arturo Colmenares, director de Obras Públicas del mismo ente regional, quién aseguró no conocer ningún tipo de proyecto de ampliación de ninguno de los estadios que conforman la Villa deportiva de Charallave. “Esos proyectos deben ser avalados por el IND, que fusionen al deporte a nivel del estado. Tengo solo un año aquí y no conozco el proyecto, incluso el que estuvo antes que yo tampoco porque yo no he visto nada por acá”, declaraba el ingeniero.

De esta manera, Colmenares, agregó que de hablarse en algún momento de reparaciones y remodelaciones a los estadios, “se tendrían que tomar en cuenta la población que está alrededor, ya que podría dificultarse la ampliación de las infraestructuras”. En tal sentido, se plantean pues, dos razones por las que no podría darse la expansión para LVBP o, que de darse, no sería algo fácil de resolver.

Es así como a la hora de buscarle soluciones a los problemas, inquietudes y demás situaciones incómodas de los habitantes de Cristóbal Rojas, nadie sabe nada al respecto y resulta un tema “de poca importancia”, que puede quedar para después, porque hay un color que defender o un cargo que mantener. Tal es el caso de la Lic. Carmen Lucía Viña, Directora Ejecutiva del Consejo Local de Planificación Pública, con quién se trató de hablar en numerosas oportunidades, pues extraoficialmente, se supo que conoció el proyecto de “Guerreros de Miranda” en el estadio Ramón Pérez Arocha.

Se trató de conversar con ella y sólo pudo aportar que desconocía la situación actual de la Villa deportiva en la entidad, que si bien es cierto ese proyecto de expansión se planteó a la LVBP, no se llevó a cabo “porque Diosdado Cabello (el para entonces gobernador mirandino) no continúo en su cargo para el año 2009”, además la licenciada, tajantemente, comentó que “la LVBP aprobó el proyecto y los gastos para la reconstrucción serian equiparados entre la gobernación y la liga”.

Un paso adelante y otro atrás

La presentación de la propuesta como se dijo anteriormente tuvo mucha receptividad, y la expansión del beisbol profesional venezolano parecía hacerse realidad, sobre todo por las ventajas que ofrece la zona central para el resto de los equipos y los avances logrados por los grupos de empresarios que trataron de convencer a la liga.

Importante mencionar que la LVBP en lo últimos años ha estado haciendo hincapié el tema de la expansión, también por la gran cantidad de peloteros que año tras año se quedan sin trabajo en el circuito local y que ven reprimido su talento; es tan necesario la inclusión de más plazas que se realizaron experimentos en los estadios La Ceiba de Ciudad Bolívar y Metropolitano de San Cristóbal.

Según la información aportada por Sarmiento, Guerreros de Miranda fue el único en tomar el derecho de palabra en aquella convención de 2008. La decisión de la LVBP quedó en veremos, no se decidió algo al instante, a pesar de que se confiaba en el buen trabajo que expuesto. Orta, declaró para el corresponsal del Diario La Voz que “Todos están claros que el problema no es la falta de peloteros; por el contrario, sobran”.

Era pues una iniciativa que iba a contar con el respaldo de todos los charallavenses, con mucho ánimo. Por su parte, Guerreros de Miranda es un club que consecuentemente ha participado en la denominada Liga de Verano y sus directivos conocen muy bien el espíritu peloteril de nuestra región por eso no se dudaría del éxito.

El proyecto, traía consigo al estadio Miguel Lorenzo García de Guatire y al Guaicaipuro de Los Teques, donde se emocionó a la población con ver a sus grandes figuras un poco más de cerca, que Miguel Cabrera, Bob Abreu, Álex Cabrera, Marco Scutaro o a cualquiera de las grandes luminarias de la pelota nacional estuvieran en la región, para entonces,  emocionaba a cualquiera.

Antes de su derecho de palabra, Sarmiento recaudó estas impresiones de Octavio Orta en la plena confianza que se tenía de obtener el respaldo: “El tema de San Cristóbal nos parece que es un poco lejano y costoso para el resto de los equipos, sin contar con que la afición no está asegurada. Aunque tengan un excelente estadio por esa zona, está muy lejos de la afición real del beisbol en Venezuela”.

A pesar de ello, extraoficialmente, Edward Sarmiento, quien tuvo la oportunidad de seguir este trabajo para La Voz, comentaba que, aunque en primera instancia se dio el apoyo, no se continuó con el respaldo a los empresarios. Finalmente la LVBP no aprobó la expansión hacia los Valles del Tu y la propuesta no transcendió para estos empresarios.

Aun desconociendo las razones precisas del hecho, Marcos Grunfeld, en un trabajo para beisbolvenezolano.net destacó las declaraciones de José Grasso Vecchio, presidente de la LVBP, sobre el tema de la expansión. “Armar un equipo no es sencillo, puesto que, para que el mismo se corone campeón, requiere un tiempo, y nosotros no queremos realizar una expansión, por expansión, sino conjuntos que perduren en el tiempo para no crear falsas expectativas”, apuntaba el ejecutivo.

No conforme con esto, el máximo dirigente de la LVBP, apuntó que hace falta analizar muchos detalles al respecto, pues se requiere de la existencia de un estadio en buen estado, una infraestructura adecuada y que se garantice la seguridad a los aficionados, además de analizar los costos que esto acarreará.

El estadio ideal

Al plantear el deporte venezolano desde una perspectiva estratégica es necesario incluir los lineamientos del plan general del deporte, como lo son: organización y gestión, deporte recreativo para la salud, deporte de rendimiento, infraestructura deportiva y cultura deportiva deben ser óptimos para la buena ejecución de cualquier deporte.

En tal sentido, el potencial ofrecido por la actividad física y los deportistas criollos a la sociedad actual, tomando en cuenta los principios que la rigen, ya sean éstos emanados de la práctica, organización o expectación, se han trasladado a las comunidades como elementos esenciales para la solución de los problemas de ésta, y como tal merecen tener condiciones propias y dignas canchas para la práctica de la diversas disciplinas.

De acuerdo a la guía de mantenimiento de los campos de béisbol para todos los niveles, de Baseball Tomorrow Fund, como iniciativa conjunta de Major League Baseball (2006): “Se requieren un tiempo y unos recursos significativos para mantener un campo de la forma apropiada. Desarrollar un plan factible de mantenimiento es una parte muy importante de cualquier programa de béisbol o softbol”, mencionan en el documento.

De esta forma es necesario que los deportistas, en este caso los peloteros, se desarrollen en campos de alta calidad para mejorar o desarrollar sus habilidades. Sin embargo, en Charallave, los jóvenes luchan con el mal estado de los estadios, el abandono de las instalaciones y la inseguridad del lugar para día a día luchar por sus sueños, sin ningún tipo de interés por el estado, solo válido para reconocer sus triunfos fuera del municipio.

Según lo expuesto en el documento informativo de Baseball Tomorrow Fund, cuando se decida la reconstrucción de un estadio lo ideal sería comenzar en otoño. Además “si se escoge la reconstrucción total, puede ser necesaria la fumigación del campo para matar las malas hierbas de manera apropiada. Si sólo se opta por una leve renovación, planee airear, aplicar un abono superficial con arena, fertilice, siembre superficialmente y riegue adecuadamente para obtener el crecimiento apropiado”, son parte de los consejos de reestructuración de un estadio de béisbol.

Ahora, se pueden tener los atletas dispuestos a crecer, las ganas de mantener el campo y la fanaticada más numerosa del estado. Pero, ¿Y los recursos?, ¿Cuánto constaría tener un estadio digno en Charallave? Para 2006 (año de creación del documento) se planteaba que: “El presupuesto promedio anual de un campo para un campo profesional puede variar desde $50,000 hasta 200,000, dependiendo del programa de uso y eventos, los presupuestos de mantenimiento para niveles recreativos y colegiales de los campos pueden variar”, estas consideraciones que aporta Major League Baseball, también deben incluir el nivel de uso y condición del campo, al igual que la iluminación de calidad de acuerdo al tipo de césped (natural o con base de arena, tipo de pasto, césped artificial).

No alcanza el presupuesto

Extraoficialmente, Patricia Briceño, corresponsal del Diario Últimas Noticias en los Valles del Tuy, informó que el Instituto de Deporte y Recreación del estado Miranda (IDERMI), es el encargado, en primera instancia, de velar por el acondicionamiento y el buen estado de los espacios deportivos en el estado, sin embargo el bajo presupuesto que se tiene para la remodelación de estas infraestructuras no da sino para un proyecto anual.

Así pues, la ingeniera Andreina González, desde el área de Asistencia Técnica del IDERMI, comentó que: “La mayoría de los proyectos tiene que ir al fondo interterritorial y ellos deciden si lo aprueban o no. Y ese es el dinero que baja la gobernación para la ejecución”, esto en la relación al manejo de las diversas propuestas que a diario llegan al IDERMI y es el Instituto de Infraestructura de Miranda (INFRAMIR) quien cristaliza el planteamiento. “Se hace así una selección de que se puede hacer y que no de acuerdo a la información que se tenga y el presupuesto con que se cuente vemos”, agregaba.

“En cuanto a los estadios, manejamos proyectos de remodelación, pero esos van por etapas porque nunca te bajaran todos los recursos para esas obras. Se han intervenido varios allá en los Valles del Tuy, en Cúa, Nueva Cúa, pero todo a sido a la medida del alcance del presupuesto. Sin embargo los estadios de beisbol se mantienen un poco mejor porque están las ligas ahí”, explicaba la ingeniera, asegurando, fuera de la entrevista, que el presupuesto anual para estas acciones alcanza solo 30.000 Bfs.

Lamentablemente, José Luis Chacón, Coordinador de Masificación del IDERMI, mencionó que “Ese estadio (El Ramón Pérez Arocha) lo tienen apoderado desde hace mucho tiempo la liga de la Alcaldía y nosotros no hemos podido hacer nada. Difícil es cuando las ligas se apoderan de los estadios”.

Entre tanto, González añadió que por lo pronto se está trabajando en la zona con la remodelación de la piscina que se encuentra en la Villa deportiva del municipio, que “ya no llenaba las necesidades de la comunidad”, aclarando que “se pretende tener escuelas donde los niños se formen para el deporte”.

Al hablar específicamente de la piscina del complejo, indicó que se comenzó por “la remodelación del vaso y sala de máquinas. Cambiar todo lo que son la tuberías y la punta del vaso porque se botaba toda el agua”, sin embargo se visitó el lugar y, coloquialmente hablando, “ahora es que le falta”.

De igual forma, Rommel Morot, en la Sub-dirección de Masificación del IDERMI, comentó acerca de la buena gestión que realiza la Gobernación del estado y apuntó que “hay numerosas infraestructuras que se han venido entregando. Es un trabajo conjunto con las casas del pueblo, ahí los de infraestructuras le hacen el levantamiento y pasan la necesidad a corpo-servicio que es el que las acondiciona y hace las reparaciones”.

También existe una condición especial para la realización de estos proyectos, deben pasarse “a tempranas horas del año” y se evalúan las prioridades sobre estos, si no se dejan para el año entrante de acuerdo al presupuesto que se tenga previsto. “Se ha tratado de establecer empatía con las Alcaldías de Miranda para trabajar en conjunto pero estas continúan negadas”, puntualizó Morot como principal acción para fortalecer este organismo y hacer del mismo un modelo de gerencia deportiva para alcanzar la excelencia y lograr que el estado Miranda sea una potencia deportiva en todos sus ámbitos, más allá de las ideologías que se pregonen. “Lo que interesa es el desarrollo de los muchachos, pero hay que colaborar con el comportamiento”, concluía el sub-director de masificación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de julio de 2012 por .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: