Aprendices de periodismo

Reportajes elaborados por estudiantes de Periodismo III de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela

El poder de los partidos dentro de la UCV


Las campañas electorales para la Federación de Centros de Estudiantes son llevadas a cabo gracias al aporte económico de partidos políticos. Los beneficios que se les ofrecen a los líderes estudiantiles van desde celulares y tarjetas de crédito hasta ropa. La universidad no posee ningún mecanismo para regular esta entrada de dinero que algunas veces somete a los dirigentes a la presión de los partidos para cumplir con sus objetivos

Marielis Briceño / Patricia Sosa

Por los pasillos de la Universidad Central de Venezuela (UCV) muchas cosas se comentan. En los tiempos de elecciones, la casa de estudios es vestida con una amplia y colorida variedad de afiches, pancartas y todo tipo de propaganda. El recinto empapelado es testigo de campañas desbordantes y exageradas que transforman al Alma Máter en un espacio idóneo para la expresión plural de las ideas.

Cuando se acerca el momento esperado de elegir al nuevo representante de toda la comunidad universidad, el Presidente de la Federación de Centros de Estudiantes, miles de franelas son repartidas a la comunidad, algunos son vistos a través de los medios de comunicación o movilizando a muchas personas alrededor del país promoviendo sus proyectos. Pero un asunto oscuro ronda a la casa que vence las sombras pues una creciente incertidumbre nace a partir de cuestionarse cómo un movimiento universitario, que por su mismo carácter estudiantil carece de recursos para financiar tan ostentosa campaña, puede invertir en logística, publicidad y movilizaciones nacionales sin contar con la ayuda económica de organizaciones externas.

Para la última campaña, la plancha 100% Unidad y Gestión hizo una inversión muy grande en material publicitario impreso a full color y de grandes dimensiones. Esto fue posible gracias a la donación de 200.000 bolívares fuertes por parte de Pablo Pérez, Gobernador del Zulia y para ese momento precandidato presidencial. Esta suma fue entregada directamente al abanderado de la plancha, Diego Scharifker, para cubrir los gastos de su campaña a la reelección como Presidente de la Federación.

Convertirse en el Presidente de la Federación de Centros de Estudiantes (FCU) catapulta a cualquier persona a una esfera política donde se juegan intereses partidistas y cuotas de poder dentro de las universidades. Algunos son cegados por la ola de beneficios que les ofrecen, mientras que otros luchan fervientemente por acabar con estas prácticas que comprometen la esencia de las reivindicaciones estudiantiles y la autonomía universitaria.

El tema se ha convertido en un tabú. Algo que todos creen saber pero nadie se atreve a cuestionar. Aunque en ningún reglamento de la Universidad se hace mención a la prohibición de recibir ayuda financiera por parte de organismos privados o externos al recinto, por alguna razón muy pocos quieren comentar sobre esto. Rumores van y vienen por los pasillos. Nadie se atreve a decir nombres. Nadie tiene pruebas. Pero todos saben que de alguna parte debe venir el dinero invertido en campañas que han  dejado de ser internas para convertirse en verdaderos acontecimientos mediáticos.

La UCV no financia a la Federación de Centros

Legalmente no existe ningún reglamento en la UCV que impida el financiamiento externo a campañas estudiantiles o rectorales. Así como tampoco hay norma alguna que vincule la asignación económica del presupuesto universitario para  la FCU.

Sin embargo, en los Estatutos de la Federación de Centros de la UCV, el artículo 43 expresa que: “Los Fondos de la FCU se formarán con: a) Las actividades pro-fondos desarrolladas en el cumplimiento de los planes que con este fin apruebe el Comité Ejecutivo de la FCU; b) Las contribuciones ordinarias y especiales de la Universidad Central de Venezuela”.

Alfredo Marcano, Coordinador del Vicerrectorado Académico, dice sobre este artículo que “la universidad no brinda ayuda económica para la realización de campañas electorales estudiantiles y de igual forma no hay partidas para eso. En la UCV existen las Providencias Estudiantiles que se manejan desde el Vicerrectorado Académico y la Secretaría Universitaria para eventos asociados a la academia, el deporte y la cultura. Bien sea auxilios para refrigerios, hidratación, autobuses, etc.; pero realmente son partidas muy pequeñas”.

Roderick Navarro, ex Presidente de la FCU y militante de Un Nuevo Tiempo (UNT), afirma que “la UCV no ayuda en nada, económicamente, a la Federación de Centros. Además, considera que, “sería incorrecto que la universidad financiara a los movimientos gremiales de cada uno de los sectores que hacen vida en la casa de estudios (profesores, estudiantes y obreros)”.

“La UCV no tiene nada que ver con el financiamiento del movimiento estudiantil. Gracias a las actividades pro-fondos y al aporte de cada uno de los miembros de la FCU es que logramos movilizarnos”, explica Navarro, quien habla desde su pasada experiencia.

En tiempos electorales la explosión propagandística inunda el campus universitario. Muchos de los representantes estudiantiles fueron cuestionados al respecto y la mayoría acuerda que es a través de diferentes mecanismos de recolección que pueden llevar a cabo sus respectivas campañas.

Vicente Moronta, dirigente del grupo político estudiantil  Marzo 28 (M-28), explica que su grupo se basa en dos principios que van ligados a su postura ideológica. “Nosotros somos críticos y autónomos. No creemos en la dependencia del Estado, ni de ninguna otra autoridad”, expresa.

Para poder realizar el trabajo político a nivel propagandístico y mantener la cohesión en sus cuadros estudiantiles, Moronta agrega que “tenemos granjas socioproductivas en  Yaracuy y Barinas donde producimos huevos, gallinas y pollos; que también nos permiten contribuir con la soberanía alimentaria de la nación”.

Andrés García-Pretel, ex Consejero Estudiantil de la Escuela de Estudios Políticos y Administrativos (EEPA), informa que gran parte del material publicitario de su grupo, Impulso 10, se debe al “comprometido equipo, de más de 83 personas, que colaboran con 20 bolívares para la compra de los materiales que se necesiten (pinturas, pinceles, telas). También tenemos una red de ex alumnos que trabajan en alcaldías, gobernaciones y diferentes instituciones que pueden hacernos donaciones o simplemente ellos sacan de su sueldo para la causa del grupo donde alguna vez militaron dentro de la UCV”.

La postura desde el Vicerrectorado Administrativo es otra, pues el Coordinador Alfredo Marcano asegura que “es evidente la participación de los partidos políticos en las campañas electorales a cargos de representación estudiantil. Yo lo veo mal, moral y éticamente está mal, no debería ser así porque además, no es lo mismo un grupo de estudiantes que tenga el respaldo de un músculo económico de un partido político a otro que no lo tenga”.

Para nadie es un secreto que la universidad históricamente ha estado acosada por los partidos políticos, que han buscado de una u otra forma instaurar un control dentro de la casa que vence las sombras. “Ni lo estuve cuando fui estudiante, ni lo estoy ahora como profesor”, alegó el Coordinador del Vicerrectorado Administrativo respecto a la participación y politización de las causas estudiantiles dentro de la universidad.

Además, considera que estas ayudas “no deberían darse a ningún grupo; y en caso de que consigan ayudas eso es algo en lo que la universidad está al margen”, de hecho no existe ningún reglamento que regule las campañas previas a las elecciones universitarias. Particularmente, cree que las actividades propagandísticas “deberían estar normadas y realizarse en iguales condiciones para todos”.

Dinero e intereses detrás de las campañas

El actual Presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Comunicación Social es Gustavo Bastardo, llegó a este cargo de la mano de la plancha 100% Unidad y Gestión comandada por Diego Scharifker, quien buscaba la reelección como Presidente de la FCU en las elecciones pasadas. Bastardo asegura que el dinero de las campañas viene directamente de los partidos políticos y que los que más aportaron fueron Un Nuevo Tiempo (UNT), Primero Justicia (PJ) y Acción Democrática (AD).

Según Bastardo, ‘’la plancha que tuvo más dinero fue 100% Unidad y Gestión, gracias al Gobernador Pablo Pérez que le entrego directamente a Diego Scharifker la cantidad de 200.000 bolívares fuertes para que cubriera con los gastos, esto gracias a que Diego milita en UNT. Los recursos se vieron en la cantidad de afiches impresos y de gran tamaño que empapelaron la universidad’’.

Los líderes estudiantiles, explica Bastardo, reciben ‘’gastos de representación’’ de los partidos políticos; este dinero se les da a los Presidentes y Consejeros, ellos mismos piden viáticos que pueden ser utilizados en gastos personales. ‘’Esto es una injerencia directa de los partidos políticos en asuntos netamente estudiantiles’’, asevera. Para este representante estudiantil, Viva la U e Impulso 10, que son las planchas a las que pertenece Juan Requesens, son anexos de AD pues siguen lineamientos directos que les dictan desde la cúpula del partido e incluso sostiene que se hacen negociaciones a nivel nacional para repartirse las cuotas de poder que tienen dentro de las universidades autónomas.

Enver Conde es Consejero Universitario y también fue representado por la plancha 100% Unidad y Gestión, sostiene que ‘’los partidos financian las campañas electorales en la UCV, ellos aportan para la logística de las movilizaciones, camisas, afiches, refrigerios. Todo esto es gracias a la militancias individuales de algunas personas y ellos hacen estas solicitudes’’, menciona que los partidos que más dinero dan son UNT y PJ.

Para Conde, los partidos no dictan ningún tipo de lineamiento a los líderes estudiantiles y cree que su interés recae en la formación de relevo para cuando egresen y pasen a formar parte de la vida política nacional. ‘’Creo que dentro de la universidad es muy limitado su campo de acción. Es una institución fundamentalmente académica que está concebida bajo esos parámetros. ¿Qué directrices puede indicar un partido para instaurar alguna política dentro de la UCV? Creo que ninguna porque tiene que salir del seno de las Escuelas y Facultades, igualmente, tiene que pasar por algunos filtros como los Consejos. Ellos pueden hacer propuestas y es totalmente válido’’, argumenta.

Las donaciones de los partidos no están prohibidas porque no están dando dinero para la UCV como figura jurídica sino a militancias individuales. Conde sostiene que cuando se es dirigente estudiantil se defienden intereses académicos y reivindicativos que no se pueden vender a ninguna organización.  ‘’Todo el mundo sabía que Diego era un líder de UNT, su campaña lo demostró. Desde hace mucho tiempo que los partidos han intentando meterse en la universidad y esto es muy criticado, yo no le veo mayor problema siempre y cuando los intereses académicos no se vean amenazados’’, concluye.

Pero la gran inversión en Scharifker no dio frutos pues finalmente ganó la presidencia Juan Requesens de la plancha Viva la U. Su compañero de lucha y amigo Andrés García-Pretel explica que ganaron porque su campaña iba directamente para los estudiantes, en cambio la de Diego era desde los medios de comunicación.

‘’La campaña de 100% Unidad y Gestión fue mediática. Diego estuvo innumerables veces en los medios de comunicación. En cambio, nosotros no trabajamos así. Nuestra campaña fue desde las bases y hacia los estudiantes. No tuvimos acceso a recursos porque Impulso 10 no recibe donaciones de los partidos. Hemos mantenido una diferencia entre la militancia partidista y los líderes que somos dentro de la universidad’’, explica García-Pretel.

Juan Requesens ha dicho públicamente que es adeco pero según su compañero ha dejado bien claro que dentro de la universidad lo que pesa son las reivindicaciones estudiantiles y no lo que quieren los partidos. Para García-Pretel es evidente que la campaña de Scharifker se vio beneficiada por su lazo con UNT.

El ex presidente de la FCU Diego Scharifker fue contactado para conversar sobre estos temas y aunque aseguró que daría una entrevista luego fue imposible localizarlo para dar su testimonio. Por su parte, Juan Requesens pasa muy poco tiempo en la universidad por viajar a otros estados para encuentros con líderes estudiantiles por lo que tampoco pudo ser contactado.

La injerencia de los partidos políticos en la vida universitaria quedó expuesta en las campañas de precandidaturas a las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad. García-Pretel confiesa que AD los presionó mucho para que Requesens apareciera en público dando su apoyo a Pablo Pérez. ‘’Juan me preguntó directamente que opinaba yo y le dije que no estaba de acuerdo. Las primarias fueron un evento político del cual formamos parte porque somos ciudadanos pero como actor político estudiantil nuestro ámbito es otro, es la universidad. Nos presionaron en múltiples ocasiones y siempre dijimos que no’’, asevera.

Asimismo, expresa una gran preocupación por los líderes estudiantiles de otras universidades, ‘’siempre están pendientes de pedir viáticos, de ver cómo hacen para conseguir dinero y ganarse algo para ellos. Esto es terrible y queremos acabar con eso’’, comenta.

Según informa el Coordinador Estadal del Distrito Capital de Primero Justicia, Jorge Millán, desde su partido están de acuerdo con “el trabajo voluntario y de mecanismos de financiamiento propio, para lograr que hayan los elementos necesarios para poder realizar una campaña”. Y como institución política “tratamos de que se mantengan espacios autónomos. Somos muy cuidadosos de generar partidización e injerencia dentro del desarrollo de la política universitaria”.

“Para la formación de los jóvenes militantes del partido sí corremos con los gastos, pues es algo que beneficiará y capacitará a nuestros cuadros jóvenes”, prosigue Millán. Y aclara que, “no se le brinda apoyo económico a los estudiantes. No creemos en esos mecanismos. Por el contrario, tenemos mucho cuidado en ese aspecto, somos partidarios de que el movimiento estudiantil se autofinancie y que sea una lucha justa y equitativa entre ellos”.

Acusaciones a los máximos representantes estudiantiles

Ricardo Sánchez, ex Presidente de la FCU y Diputado suplente a la Asamblea Nacional por el estado Miranda, ha sido blanco de infinidades de críticas y acusaciones por parte de los sectores estudiantiles identificados con la política gubernamental de la nación. No en vano Vicente Moronta, líder del M-28, indica que Sánchez junto a Stalin González, quien en su momento ejerciera la presidencia de la FCU en la UCV, “realizaron un viaje a Ecuador, Israel y Estados Unidos en 2007, financiados directamente por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a diferentes encuentros de estudiantes a nivel mundial”.

Además, Moronta asegura que existen varias denuncias en fiscalía (que no se pudieron comprobar) sobre “otro viaje que hicieron en 2008 a Serbia y otros países de Europa Oriental, para participar en experiencias de movimientos estudiantiles que derrocaron gobiernos a través de las revoluciones de colores”.

Sobre estas acusaciones Ricardo Sánchez explica que, “el único viaje que hice con Stalin fue en el año 2005, cuando tuvimos la oportunidad de ir a la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE) en Sao Paulo -Brasil, un movimiento dominado no por estadounidenses sino por cubanos, brasileños y argentinos. En esa ocasión la FCU UCV fue expulsada porque fuimos a hablar contra el gobierno”. También agrega que no tiene visa americana por lo que nunca ha estado en los Estados Unidos.

Para el diputado Sánchez todo se trata de una campaña mediática que han emprendido para desprestigiar a los líderes estudiantiles universitarios y que ya está cansado de todas estas acusaciones sin base. ‘’Que traigan los cheques, que me traigan las pruebas. Si quieren que revisen mi pasaporte’’, invita.

Los involucrados lo niegan todo. Los beneficios que se otorgan a los miembros de la FCU se han constituido como el secreto mejor guardado en la UCV. García-Pretel se atrevió a decir que les han llegado ofertas de todo tipo, ‘’nos han ofrecido desde celulares hasta tarjetas de crédito. Siempre hemos dicho que no. Incluso como Juan siempre anda muy sencillo le han dicho para vestirlo mejor’’. Se negó a especificar quienes les han hecho tales ofertas.

El ex presidente de la FCU, Roderick Navarro, también confesó que ‘’en la universidad hay prácticas políticas incorrectas, al menos durante mi gestión quise romper con eso. Sí hay gente que tiene privilegios y nosotros creemos que esto no debe ser. Nosotros lo combatimos. Me refiero a viáticos, por ejemplo’’, también agrega que es incapaz de decir a quienes se refiere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 de julio de 2012 por .
A %d blogueros les gusta esto: